59 / 100 Puntuación SEO

Si no llegas a tus objetivos no modifiques tus objetivos, modifica tus pasos.

Con esta frase quiero hacer reflexionar a todas aquellas personas deseosas de conseguir sus sueños y esperanzas.

Muchas veces nos obsesionamos tanto con aquellas cosas que deseamos, que no nos paramos a ver y/o pensar en cómo estamos recorriendo el camino  para llegar al mismo.

¿Cómo llegar a nuestros objetivos?

Si nuestro objetivo es ganar mucho dinero para conseguir tener una gran casa ; coches de lujo o adquirir un barco, lógicamente no sería inteligente dedicarnos a estudiar una carrera de mecánica o relacionada con el deporte. Estadísticamente están mucho mejor vistos los economistas o los empresarios.

Para conseguir alcanzar ese objetivo de estar forrados y vivir la gran vida, lo mejor es ser tu propio jefe o un gran directivo de una gran multinacional en la que estés reconocido por tus colegas del sector. Lo mejor sería acercarte a esa persona que te puede aportar los conocimientos suficientes para hacerte evolucionar lo antes posible en tu carrera profesional y además tener la inquietud de querer siempre saber más, buscar nuevas fuentes de conocimiento práctico.

El gran momento llega cuando pensamos estar preparados para dar el gran salto y lanzarnos a la piscina de un proyecto empresarial o dejar esa gran empresa donde ya no te dejan crecer más, aunque tengas esa cualificación que podría dar otro nivel o punto de vista mas joven y moderno a la misma.

La verdad es que nunca es buen momento para lanzarse a la piscina, pero tampoco bueno, porque la comodidad de estar en nuestra zona de confort y saber las responsabilidades que tenemos es muy acogedora. Sin embargo si te dejas llevar por esto, nunca conseguirás llegar a ser como el hombre del bigote de Monopoli. Forrado y repleto de propiedades en las que puede re-invertir su dinero a lo Donald Trump (lamentable presidente, pero gran empresario)

Antes de saber andar primero hay que gatear. La inquietud y las ganas de aprender es lo que distingue a unos de otros

¿Cómo puedo saber si mis objetivos son los correctos?

Un buen sitio por donde empezar, es saber que es lo que se te da bien, como por ejemplo las matemáticas. Si eres bueno en esta materia, serás bueno en las finanzas en ingeniera y otras muchas actividades. No sería lógico pensar que si se me dan mal las ciencias, querer ser doctor ¿verdad?

Hay que decir que no hay un solo camino hacia el éxito. En mi opinión el mejor de todos los caminos, es aquel en el que le damos un enfoque más práctico, que es lo que nos requiere la vida real y nos prepara para lo que viene. Pero el mayor éxito que puede conseguir una persona, es de haber luchado por lo que cree. Eso nunca podrá quitártelo nadie.

Si en tu camino hacia tus objetivos has tropezado varias veces, deberías de parar, mirar a tu alrededor y pensar en aquellas cosas que puede que estés haciendo mal. Quizás tus objetivos eran demasiado ambiciosos y deberías mejorar ciertas habilidades o quizás no era el momento. La sociedad como la vida, son ciclos. En función de las modas muchas profesiones y/o negocios, están mejor o peor valorados, pero nunca debemos de perder de vista aquello que nos apasiona, aquello con lo que soñamos, la finalidad por la que luchamos desde el momento en que decidiste emprender el camino.

Si me va bien…¿Por qué cambiar de rumbo hacia mis objetivos?

Aquí entran los factores valentía, comodidad, apoyo y el punto en el que nos encontramos de nuestro camino hacia nuestros objetivos.

Si tengo una empresa con la que tengo buenos beneficios, pero se que puedo conseguir más con una buena estrategia de marketing, quizás sería inteligente arriesgarse, con una gran empresa o un gran profesional en la materia del marketing que haga las cosas bien desde el principio ¿No?. Personalmente conozco a muchas personas cercanas a mi, que por tomar el camino más fácil, han tenido que pasar por una montaña rusa, antes de darse cuenta de que deberían de haberse gastado mas dinero, en cosas que no llegaban a las expectativas generadas.

En muchas de estas ocasiones estas decisiones vienen tomadas por motivos como la familia o muchas veces la comodidad de querer irnos de vacaciones y lujos que a corto plazo pueden hacer no solo que no consigamos nuestros objetivos, sino que retrocedemos en el camino hacia el éxito por no haber tomado buenas decisiones en su momento.

Conclusión:

La gente que de verdad desea llegar al éxito, en muchas ocasiones deberá de tomar decisiones difíciles a corto plazo para llegar a conseguir sus objetivos, aunque no siempre es de la forma esperada. Siempre habrá personas o cosas que nos impedirán avanzar y otras que nos harán evolucionar y seguir adelante. Rodéate de esa gente que te hace caminar hacia tu objetivo y te enseña y aconseja bien.

Recuerda en la vida y la sociedad el enfoque práctico es el más demandado por la sociedad, por lo que toda la experiencia que adquirimos a lo largo de nuestro camino debe hacernos evolucionar para tomar mejores decisiones y llegar a nuestro objetivo en el menor tiempo posible.

close